0

CONOCIENDO UN POCO MÁS A LOS HERMANOS LEE

Didac y Simon Lee (2015-03-17carlosjimenezg)

 

Siguiendo con este apartado del blog de trasladar la información captada de algunas conferencias a las que asisto, toca plasmar esta vez, la que tuvo lugar el día 17 de marzo de 2015, organizada por la Unitat d’Innovació-UPF Business Shuttle y que nos traía a Didac y Simon Lee, para contarnos más acerca de sus experiencias en el emprendimiento, haciendo un pequeño recorrido por su vida desde que sus padres llegaron a España, hasta la actualidad, así como también acercarnos consejos para el desarrollo de proyectos.

Alguna de las preguntas que veremos las formula la conductora de la ponencia Susana Domingo,otras provienen del público, y otras surgidas desde la misma conversación de los ponentes.

Deseo que os sea de alguna utilidad, ¡Vamos allá!

Sus padres vinieron a España hace 45 años, la madre para hacer un doctorado en filología hispánica en la universidad pontificia de Salamanca, y el padre, de profesión periodista, vino a estudiar sociología. Aquí se conocieron y se casaron, y montaron su negocio. Al tiempo nacieron Didac y Simon.

Didac considera que sus padres son mayores emprendedores que ellos, puesto que la aventura de partir hacia España desde Taiwán hace 40 años con dos maletas era ya de por sí inusual (además a Figueres). En los países donde se produce este fenómeno de inmigración, el espíritu emprendedor es una opción más, ya que hay una cosa buena y otra mala: la buena es que llegas con esas dos maletas y sin nada que perder, y la mala es que efectivamente solo tienes esas dos maletas.

Simon, más conocido como acompañante activo a emprendedores: mi historia con el emprendimiento viene dada porque después de estar 8 años en el sector de los videojuegos, ya estaba saturado de tanta pasión, y quería cambiar de sector. Tras contemplar un par de opciones como diseñador de productos o como consultor, no me gustaban ya que lo que realmente quería era crear un entorno donde yo pueda diseñar muchas cosas diferente y a la vez donde la gente pueda coger eso y lo ejecute de verdad. Así surgió la incubadora Incubio. Un entorno o ecosistema donde sembrar y ayudar a gente que siembre y haga realidad sus ideas, y yo aportando mi experiencia en diseño de producto y de software y mi socio en conocimientos técnicos.

Por eso yo me considero más “coemprendedor” o “cofundador”, puesto que nunca he tenido la intención de liderar o al pie del cañón. Aquí está la diferencia con mi hermano: Didac sí es el que coge la bandera como un loco de la pradera y con una visión o idea se abalanza. Yo soy más reflexivo.

Didac, más conocido como emprendedor en serie: creo que en primer lugar habría que tener en cuenta qué se entiende por emprendedor. Porque quizás está demasiado sobrevalorado y muchos lo confunden con un creador o un líder. Mi definición de emprendedor sería la de aquél que convierte una idea en una realidad asumiendo un riesgo.

En el mundo del emprendimiento las empresas que mejor funcionan son aquellas que están formadas por equipos. ¿Cuál es el equipo básico? Evidentemente una persona mínimo, pero en un equipo más amplio o de dos, siempre habrá uno de perfil más extrovertido, más creativo, y luego hay otro perfil más ordenado, más orientado a procesos, más ingenieril, más de gestión, etc. En 2010 Didac escribió el artículo “El friki y el de la corbata”, relacionado con lo anterior.

Esto tiene que ver con el carácter de cada uno…soy un futbolista frustrado, puesto que es lo que yo quería ser de pequeño, no emprendedor. Al no poder serlo, otra cosa que me flipaba era Mazinguer Z y todo el tema de los robots. Por eso me fui a estudiar ingeniería informática con la idea de crear mis productos, etc. Una visión similar a la de Simon, pero con camino diferente. Y cuando veía las salidas laborales que tenía esta carrera no me encajaba…algunos amigos eran responsables de software en una empresa de contabilidad, o de ofimática de la empresa tal en Girona…está muy bien pagado, etc pero yo quería hacer otra cosa. Así fue que empecé a crear mis proyectos.

Didac admite que fue un problema suyo por no haber mirado antes qué iba a estudiar concretamente en la carrera, sino quizá le hubiera pegado más haber estudiado ADE o similares.

Un compañero suyo le comentó que quería montar un proveedor de internet. Buscaron franquiciado para abrir en Girona, y a día de hoy es una empresa de 150 personas, 7 millones de facturación, de la cual sigo siendo socio, junto con Manuel Serrano, David López, etc.

Proyectos en común

Por aquel entonces Simon estudiaba diseño industrial (diseñaba coches), y juntos montaron una página de videojuegos llamada Ludix, cuyo valor diferencial era que disponía de trucos para pasarse los juegos. Web donde había redactores, colaboradoes, distribuidoras y demás.

Didac confiesa que la motivación principal era tener juegos gratis (las distribuidoras se los proporcionaban).

Gracias a esa web, una “punto com” fichó a Simon justo cuando estaban haciendo la transición a diseñar para móviles, allá por el año 2000 cuando lo más chulo que tenían los móviles era el juego del Snake. Entonces, comenta Simon: mi intraemprendeduría empezó por ahí, ya que de repente tenía que hacer diseño para móviles, luchando, buscando mi espacio, ya que ni era departamento técnico ni de marketing.

Didac explica que al fin y al cabo, sea tuya la empresa, socio o fundador, cualquier persona que esté en una startup trabaja para él. Y al final los éxitos que tenga van a su currículum y los éxitos también. Que luego seas accionista o no ya es otra cosa. Por este motivo, los valores de emprender, bajo la definición dada anteriormente son aplicados para alguien que monta una empresa y para alguien que quiere tirar adelante un producto dentro de una empresa (que si sale bien irá promocionando), y la empresa debe ser una facilitadora.

También afirma que él fomenta la intraemprendeduría en sus empresas, así como la extraemprendeduría. Intenta fomentar que el equipo sea autónomo, que tenga capacidad de decidir, que si se equivocan es normal y que les sirva para aprender, sin recríminárselo.

Según comenta Simon, en Incubio creen que trabajando se conoce a la gente.

Cuando alguien acepta entrar en una startup por un sueldo mísero pero porque tiene ganas, ya está diciendo mucho de esa persona.

Según advierte Didac, si es una empresa de 1000 trabajadores y se equivocan en fichar a 1, no pasa nada, pero si es una empresa o startup de 5 y se equivocan en 1, pueden tener un problema.

Los currículums muestras las aptitudes de la persona, y lo que hoy en día marca más la diferencia son las actitudes. Si ese carácter es complementario, compatible, si hay compromiso, etc. Y esto se ve cuando llevas meses trabajando, o se han tenido que quedar trabajando hasta las 3 de la mañana, o en los momentos de desmoralización

¿Emprender juntos algún día?

De momento tenemos motivaciones diferentes pero quién sabe si en un futuro esas se cruzan y formamos un proyecto común.

¿Cuáles son las claves del éxito para emprender una empresa?

Hay que diferenciar entre montar un negocio no innovador, el cual podríamos poner en marcha con ayuda de un manual confeccionado de alguien que ya lo ha hecho, (ej: un restaurante chino) que montar algo innovador, (ej: un Twitter 2), donde normalmente no existen las reglas. Sobre todo por el hecho de que las personas son distintas: el hecho de que a alguien le haya ido bien o mal no significa necesariamente que a ti te ocurra lo mismo.

Definición de Startup: es una entidad temporal que busca su modelo de negocio. Y cuando lo ha encontrado, deja de ser startup para convertirse en una empresa.

Claves o consejos

Didac: Trabaja diez mil horas en algo que te guste, estate cerca del cliente, y corrige los errores muy rápido y barato.

Simon: Velocidad. En todo lo que debes hacer, incluso en las decisiones. En Incubio intentamos promover un entorno en el que se tenga que correr.

Muchas veces hay contraste o conflicto de opiniones respecto al producto, entonces como esto no va de un tema de egos, cuanto antes lo saques al mercado, antes sabrás si es verde o amarillo…

También tiene que ver con el dinero: lo que gastas de caja al mes y lo que te queda de vida, tiene que ver con la velocidad.

¿Buscamos cliente o buscamos financiación?

El orden cuenta. Cuando mediante el modelo Lean startup estás en una primera fase de plantear y validar hipótesis, el inversor aquí no pinta nada.

La clave es saber qué hay que hacer en el momento en el que estás, y esto no es fácil. Porque si eres de perfil de creación de producto, siempre están pensando en ello, si eres de ventas siempre pensando en vender, en el márketing, etc.

La inversión es una consecuencia, y no una finalidad. Si ya has validado que la gente te paga por lo que vendes, van a querer invertir.

Un cliente es la prueba del algodón de que aquello funciona. Pero cuidado: tiene que comprar de eso que hace la startup. No vale haber ido a vender tu producto y haberle acabado vendiendo “manzanas”, o que te hayan acabado contratando para hacerles un plan de contabilidad… Se cae en querer hacer servicios, cuando por ejemplo les han pedido una consultoría.

El dinero nubla mucho el juicio, cuando facturan se lo pueden creer demasiado a pesar de haber vendido lo que no era. Hay quien cree que la inversión provoca creatividad, pero los hermanos Lee defienden que el hambre agudiza el ingenio, y si te conceden 1 millón de inversión puedes perder ese foco e incluso minar la creatividad. Algunos de repente dejan de hacer caso a los mentores de la incubadora cuando ven que tienen dinero en caja…

El puesto de Barcelona dentro del ecosistema emprendedor mundial

Según Didac, hoy en día no tiene sentido de hablar de ecosistemas emprendedores mundiales, sino que están íntimamente ligados con la ciudad. No existe el ecosistema español, existe el ecosistema de Barcelona, el de Madrid, el de Valencia, etc.

Dicho esto, es cierto que hay algunos como el israelí o el americano en los que hay empresas más grandes, más capital, sin embargo cree que tenemos elementos suficientes para ser una referencia mundial. Esos países citados tienen unas cosas, pero nosotras otras. Por ejemplo el hecho de tener una ciudad amable para vivir, más económico, mejor clima, etc.

Simon comenta que muchos se quejan que aquí no hay inversores privados que inviertan en fase idea y en Silicon Valley hay un montón, etc. Sí, pero aquí tenemos ENISA, y allí todo es privado.

¿Cómo mantenéis el talento en vuestras empresas?

En Incubio fomentamos mucho el ecosistema, incluso no parece que eso sea una empresa. Buscamos que la gente trabaje en lo que le guste.

Didac: la gente no se va de las empresas, se va de sus jefes. Cualquier jefe debería ofrecer no solo un puesto de trabajo sino un proyecto de vida: que tengas un balance entre aspiración profesional compatible con sus aspiraciones personales, motivaciones y vida personal.

Decidir entre tu empleo o tu emprendimiento

Simon: Dependerá mucho de las cargas financieras que tenga la persona: hijos, hipoteca, etc… Nosotros en Incubio pedimos exlusividad total, no vale el part time porque hemos comprobado que no nos ha funcionado nunca. Eso afecta a la velocidad.

Yo puedo explicar pros y contras, pero nunca puedo ser el que le diga a la persona lo que debe elegir.

Didac: que haga lo que le cree ilusión, cuando la ilusión por tu proyecto se termina, mejor que cambies.

¿Cuándo abandonáis un proyecto?

Cuando se queda sin caja, o cuando nos quedamos sin ilusión. La buena noticia es que en el sector del software/tecnológico, un proyecto que fracasa o en el que ya no tienes ilusión, puedes reconvertirlo relativamente fácil en otro. De hecho, muchos pivotamientos son huídas hacia delante de lo que acabamos de decir.

¿Cómo fichar a alguien de la forma más segura posible para no equivocarte?

Respuesta de Didac: el problema está cuando en la selección de personas miras el currículum y nada más.

1. Fijarse más en la persona que en lo profesional

Por eso, me entrevisto con los candidatos fuera de la oficina, tomando un café, le hago preguntas para ver cómo es la persona, etc.

La pregunta que me hago es algo como “¿Yo iría al cine con esta persona?” (bueno en el cine hay que estar callado, otro ejemplo podría ser si te irías con él a ligar a una discoteca). Después de hacerme una idea aproximada de él o ella, lo siguiente que hago es someterlo a mi equipo, puesto que hemos construido algo singular y si entramos a alguien “capullete” que nos va a fastidiar el ambiente, la responsabilidad de contratarlo no sólo depende de mí sino de todos.

Así que le hago pasar por cada uno de la empresa y les pido feedback: cómo se han sentido con él, cómo lo ve de integrado, etc.

2. Valores

Al final, los valores se pueden traducir por las prioridades. Hay empresas que priman la excelencia, la innovación, otros el enfoque a personas, etc.

Hay muchas formas de determinar cuáles son los valores de esa persona y si están alineados a los valores de nuestra empresa. Nos sirve de poco traer al mejor del mercado si no es respetuoso con los demás miembros, independientemente del cargo que ocupa.

Teniendo en cuenta esto, el riesgo de contratar mal disminuye.

3.Todo aquel que contrates para una startup tiene que tener espíritu emprendedor.

Esto es fundamental. Al fin y al cabo no hay gente mejor o peor. Hay quienes prefieren trabajar en una empresa consolidada y estable (como opción de vida), y hay quien prefiere la aventura, la incertidumbre.

Esto hay que tenerlo claro, porque a lo mejor te viene alguien que quiere entrar a una startup porque está de moda, o que en la entrevista te explican lo que tú quieres oir.

Normalmente los mejores candidatos nos vienen de la red de los miembros de nuestra empresa. Si necesitamos a alguien les pregunto si conocen a alguien que creen que encajaría bien en ese determinado perfil. Y esto disminuye muchísimo el riesgo y es más económico que un headhunter.

Algunos de los que se equivocan en fichar o creen que es lo más importante y les pregunto el tiempo que dedican al proceso de selección me responden que bueno…lo subcontratan y le vienen tres los entrevista y ya está. Es que yo dedico más del 50% de mi tiempo a esto, mirando gente cada día, pensando donde me encajaría, etc.

Los emprendedores somos como una especie de director de orquesta, no tocamos ningún instrumento, pero tenemos que buscar a los mejores tíos que tocan la trompeta, el violín, etc. Encontrarlos y traerlos, y en esto se emplea mucho tiempo.

¿Qué proyectos tenéis para el futuro?

Simon: nos han concedido la gestión del Canódromo de la Meridiana, para hacer un parque de innovación y orientado a potenciar industrias creativas.

Queremos intentar hacer más competitivo el sector cultural de este país. Esto es conjuntamente con el Ajuntament de Barcelona.

En el caso de Didac, sus proyectos se centran por un lado en gestionar su cartera de empresas, por otro lado colaborando con el Banc Sabadell para elegir empresas donde invertir y tutelar para que crezcan. Y fuera de ese entorno, acaba de montar una promotora de conciertos de hip-hop, cosa que le apasiona. Y en las próximas semanas desvelará un nuevo proyecto que están preparando, del cual aún no puede desvelar nada.

¿Qué entendemos por buen emprendedor?

Para Didac la definición de buen emprendedor es la de aquél que es capaz de reunir un equipo que pueda hacer que un proyecto sea viable. Cuenta que su madre le pregunta extrañada que si no le gustan las finanzas ni las ventas, qué hace montando empresas…y le explico que me dedico a reunirme con mucha gente, a ver cuáles son los que encajan en la empresa y en el estadio en el que estamos, les convenzo para que vengan conmigo, y hago que estén allí de maravilla. Ellos son los que hacen el trabajo. Yo…doy charlas! No me puedo delegar a mí mismo!

Por tanto: el que reúne el equipo, lo mantiene cohesionado, lo mantiene con una misión trascendental. Y como consecuencia esto es sostenible o tiene aire de serlo.

Creo que muchas veces los propios emprendedores no tenemos claro cuál es nuestro job description. Para mí son tres cosas:

  1. Visión de negocio
  2. Equipo
  3. Recursos

No hay que confundirlo con ser un buen CEO, la misión la pondrá siempre el emprendedor.

El ejemplo es que monto algo como fundador, y cuando eso funciona inmediatamente busco a alguien que me sustituya mucho mejor que yo. Manuel Serrano, David Martin, etc. Creo que todos los CEO de mis compañías son mucho mejores que yo. Ahora bien, de lo que estoy orgulloso es de que mi trabajo sea reclutarlos, identificarlos, e incorporarlos de alguna forma u otra.

Hay muchos tipos de emprendedor, dos ejemplos de ellos son:

  • De perfil creativo: lo que le motiva es crear cosas y luego que otros lo administren.
  • Otros a los que les gusta gestionar algo y hacerlo grande.

Ocurre que el tema de buen o mal emprendedor está sobrevalorado, ya que las cosas se pueden aprender, y hay muchas formas de lograr un objetivo. No hay una regla o fórmula fija.

Respecto al Time to Market

La gestión de un proyecto startup no trata de coger el Project y hacer unos milestones o hitos…(Para construirte una casa o un negocio conocido está bien), pero para una startup, lo más importante es hacer un producto o servicio que solucione un problema a alguien y ese alguien esté más o menos contento. Y para hacer esto, con las metodologías de Lean Startup te das cuenta de que no necesitas dinero para hacerlo, que montar un powerpoint o un esquema a mano es más barato que desarrollar una Beta. De esto se deduce que es mucho más importante validar esta idea en un mercado, más que salir.

Al final el time to market no es el hito de “vamos a salir el mes de noviembre”, sino que lo que hay que conseguir es salir con un producto que el mercado demande. Si consigues esto da lo mismo en noviembre, en diciembre, que en enero (Obviamente mejor en noviembre).

Se está tratando de minimizar el riesgo, acelerar el proceso, y aprender.

Didac y Simon recomiendan acudir a la literatura para empaparse bien de la metodología lean startup y también nombran el canal de Youtube de Néstor Guerra.

Opt In Image
CONTENIDO ADICIONAL
Suscríbete a la Newsletter para recibir gratuitamente un contenido exclusivo que estoy preparando.

Carlos

Soy Carlos, tengo 25 años, y he decidido hacer realidad mis ideas. Ideas que brotan desde pequeño surgidas por mi insaciable curiosidad, aprendizaje, e interés por la creación. También me gusta colaborar en proyectos de otros hacedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *