0

EL OBJETIVO NO ES LA INVERSIÓN, SINO LA DESINVERSIÓN. POR LUÍS MARTÍN CABIEDES (PARTE I)

El pasado 14 de octubre asistí a la conferencia que llevaba por título “El objetivo no es la inversión, sino la desinversión”, impartida por Luis Martín Cabiedes, y organizada por la Unitat d’Innovació-UPF Business Shuttle.

 

Luís Martín Cabiedes. Objetivo desinversión

 

Fue una ponencia de la cual pude extraer mucha información buena y por eso me veo en la obligación de compartir los apuntes y transcripción. Estoy seguro de que a más de uno le será de utilidad, bien sea por saber, o porque quizá llegue a este post algún emprendedor navegante que pretende contactar con Luis en busca de inversión. Si es tu caso, ¡estate atento al consejo que da para dirigirte a él con este objetivo! Te da la clave de ¡Cómo debes hacerlo, y cómo no debes!

Si no digo que la información que se presenta a continuación proviene de una conferencia, bien podría hacerse pasar por una entrevista, ya que al principio de la misma organizó la charla en base a preguntas provenientes del público (entre ellas una mía). Así, todos los comentarios los planteó desde la óptica de su propia experiencia como inversor.

En este artículo vas a encontrar: unas pinceladas de su trayectoria, sus criterios para invertir o no en un proyecto o startup, cuestiones relacionadas con el emprendimiento (qué es, cómo debe ser, etc), características de un proyecto viable, factible, e invertible, la ley universal del negocio, y más.

Debido a la extensión fraccionaré el post en 2 partes, y para facilitar la lectura presentaré la conferencia dividida en 3 bloques, agrupando así las preguntas bajo tres títulos temáticos, pero evidentemente relacionados.

 

–          Emprendimiento (Parte I)

–          Inversión (Parte II)

–          Ámbito personal (Parte II)

 

Emprendimiento

Qué supone emprender: el mensaje

El mensaje que Luis nos quiso transmitir es que emprender es trabajar mucho, tener bastante suerte y eventualmente salir. Porque se trata de generar dinero (como objetivo de empresa) no de atraer dinero o que entre dinero (inversión). “Con esto se nos ha ido la olla a todos”.

 

valor empresa-dinero que sale!

 

Diferencia entre emprendedor y empresario

Un emprendedor es un empresario con la “L”. Está emprendiendo, es un bebé de empresario. No hay ninguna diferencia. ¡No hay que querer ser emprendedor toda la vida! Como Peter Pan, ¡eso es una enfermedad! Un emprendedor es un tío que quiere ser empresario pero todavía no lo ha conseguido, porque todavía no tiene empresa, tiene un proyecto.

Ser emprendedor es una putada, transitoria, se está hacia el destino, que es ser empresario. Pero como hay gente que le parece mal ser empresario, pues homenajeamos a emprendedores y “todos los empresarios son malos”. Pero no hay ninguna diferencia, todos los empresarios fueron emprendedores.

Tipos de emprendedores

¿Qué tienen en común Trovit, BlablaCar, Privalia, etc todos los buenos en los que has invertido?

Todos los emprendedores buenos tienen:

–          Una capacidad de comunicación espectacular

–          Una capacidad de trabajo inmensa

–          Un compromiso inmenso

–          El famoso brillo en los ojos.

¡Y todos los emprendedores malos también! Les brillan los mismos ojos a los emprendedores buenos y a los malos. Por tanto no me sirve para nada. La cosa está en qué tienen en común los buenos que no tengan los malos.

Estamos en territorios de incertidumbre irreductible, o sea “que no tenemos ni puta idea”. Sabemos descartar muchos proyectos, pero el futuro es imprevisible, no he conseguido afinar mi cuadro.

Qué debería ser emprender: No pretender la inversión. Y Tontería en el mundo del emprendimiento.

Yo nunca había visto tanta tontería como ahora alrededor del mundo del emprendimiento. El otro día caminando por Barcelona, me encuentro unas tumbas por la calle y resulta que estaban dedicadas a los emprendedores…

 

tumbas emprendedores

Parece que ahora emprender es hacer un power point, hacer un pitch muy bueno y salir al estrado e intentar levantarle la pasta a un inversor. Creo que emprender es justo lo contrario.

Trovit: empresa nacida en Barcelona, 2 chavales de Barcelona y 1 de San Sebastián. Nunca han hecho un elevator pitch, no son mentores de nadie porque no piensan que tengan nada que enseñar y nunca han levantado pasta de un inversor. Hace 8 años empezaron a picar código, y al final tienen 470 millones usuarios únicos cada mes.

Esto es lo que se puede crear sin hacer ruido, y para mí es un ejemplo perfecto de lo que se trata. Han hecho una desinversión, se han venido por 80 millones a Next (empresa japonesa) y ellos tienen un 90% de su sociedad entre los tres fundadores. O sea que mal no les ha ido…

Pero no dan conferencias, “plazas de toro”, ni nada de eso. Tienen a 80 personas con ellos y se dedican a trabajar. Eso es de lo que se trata.

 

emprender no es subvenciones!

 

¿Cómo se llega a un inversor?

Básicamente por referencias, no porque el tío sea muy listo si no porque el contacto que te lo hace llegar te dice: me he mirado este proyecto y me gusta.

También en los foros de inversión: los emprendedores exponen sus batallitas y los inversores si les interesa, les llaman. Hay que desdramatizar esto del proceso inversor. Hay unos señores que comemos de invertir capital en los que tienen proyectos.

El mejor cauce: la referencia.

El segundo mejor cauce: los foros.

El cauce malo: el email. “Yo entro al mail con una mentalidad de martillo: matar emails, a ver si puedo mandarlos todos a la papelera”. Y es el peor momento, a las once y media de la noche, cuando estás intentado matar emails y de repente te llega otro de “tengo un proyecto…”

El PEOR cauce: abordar con un elevator pitch en el cuarto de baño. “Os juro que me ha pasado…”

Como sabemos, la figura del elevator picth es muy conocida en el ámbito del emprendimiento, y expertos en Startups recomiendan a los emprendedores que tengan uno preparado porque nunca se sabe cuándo se pueden cruzar con un business angel.

Pues bien, conociendo la opinión de Cabiedes desde el otro punto de vista (el del inversor, el que recibe la traca memorizada) quizá haya quien se lo piense dos veces a la hora de abordar con este objetivo (al menos a él).

Papel jugado por la propiedad industrial: patentes y marcas

Yo me dedico a proyectos de internet, y por tanto reconozco que estoy en el sitio más prostituido respecto a este tema. La propiedad intelectual simplemente no existe. En mi mercado no sirve absolutamente para nada. Si un tío dice que cubrirá su producto o servicio con una patente le preguntaremos cuál es su segunda defensa, porque esa primera no le servirá.

Si no quieres que te copien no te metas en internet…¡porque aquí se copia todo!.

En tecnología se dice que «quien tiene una patente tiene un tesoro», pero tienes un tesoro si cuentas con 25 millones para defenderlo en los tribunales de Estados Unidos: imagínate contra Apple o Google…no sirve para nada.

Jugar a las patentes es muy peligroso. Hay una empresa en BCN, Fractus, que lo ha conseguido, ha ganado algunas licencias. Pero es enormemente arriesgado basar la viabilidad de tu empresa en una batalla que se libra con unas armas que no tienes. Y si tienes la pasta, te dan la razón de aquí a 10 años, pero ya da igual.

No creo mucho en la propiedad industrial en tecnología y creo 0 patatero en ella en internet.

Lo bueno del inversor es que es lo mismo que un contertulio de fútbol, que no tiene que dar patadas al balón: habla desde fuera. El inversor no tiene que crear ventajas competitivas, tiene que reconocerlas. Yo sé reconocerlas, no crearlas. Si supiese, sería emprendedor.

Es tu obligación como emprendedor crear una ventaja competitiva, y si no la tienes no te metas. Estarás haciendo el primo: arando la tierra para que venga otro, siembre y se lleve la cosecha.

Barcelona e innovación.

Barcelona lo está haciendo muy bien, hay muchísima innovación en Barcelona, está atrayendo mucho emprendimiento y es una de las ciudades más emprendedoras de Europa. “Después del fútbol, probablemente lo mejor que ha hecho Barcelona sea en emprendimiento”.

No somos Sillicon Valley, ni Berlín ni Londres, pero es que hay que saber dónde estamos (España o Cataluña no es California) y dentro de eso pues lo hacemos bien.

Probablemente BCN esté después de París y Londres, en orden de emprendimiento en Europa. Está de puta madre.

– Las escuelas de negocio: BCN las tiene.

– Barcelona es atractiva: atraer talento a BCN está chupado gracias a lo bien posicionada que está.

– Fenómeno cluster: es imposible saber dónde va a surgir el próximo hormiguero, pero donde haya a partir de 40 hormigas allí es donde va a estar. (En BCN, empresas como Privalia, Grupo Intercom, pioneras en lo suyo, generaron muchos emprendedores)

– Fomentar el ecosistema y la educación.

– Una Legislación que facilite traer talento. Porque la cantidad de extranjeros que vienen o están dispuestos a ello son un activo enorme.

¿Burbuja emprendedora?

(Respecto a las valoraciones de empresas como What’s app, Snapchat, etc, por miles de millones de euros).

Hay cosas que hacen recordar a una burbuja, pero no lo es. Llamar a esto una burbuja es un insulto a las auténticas burbujas, por ejemplo, comparada con la de finales de los años ’90. La miro con añoranza, ojalá volviera porque es estupendo para ganar dinero. Lo que hay ahora es mucha tontería, pero no burbuja.

Burbuja es un término económico muy concreto, que requiere varias cosas: que tiene un mecanismo de retroalimentación, requiere generalidad…y no se está produciendo eso. Está localizada en 4 empresas. No es masiva, no hay mecanismos de retroalimentación y no hay una cosa que es esencial en las burbujas, como la creación artificial de oferta.

Gran parte de la culpa de la tontería que hay la tiene el gobierno: como no hay empleo, ¡pues ale, que emprendan!

 

Sigue leyendo en la Parte II del post.

Opt In Image
CONTENIDO ADICIONAL
Suscríbete a la Newsletter para recibir gratuitamente un contenido exclusivo que estoy preparando.

Carlos

Soy Carlos, tengo 25 años, y he decidido hacer realidad mis ideas. Ideas que brotan desde pequeño surgidas por mi insaciable curiosidad, aprendizaje, e interés por la creación. También me gusta colaborar en proyectos de otros hacedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *